SABES CÓMO VOLVER LOCA DE PLACER A UNA MUJER

SABES CÓMO VOLVER LOCA DE PLACER A UNA MUJER

Amigo camionero, puede ser que estés buscando una forma de transformar tus relaciones sexuales en experiencias mucho más picantes o estimulantes que las que tienes generalmente. Transformando cada encuentro sexual en un momento único, donde la libido de tu esposa estará por las alturas desde las preliminares.

Así que queremos compartir contigo 5 zonas erógenas en el cuerpo de la mujer, que si son estimuladas correctamente, pueden hacer que ella te ruegue para no acabar nunca. Si pones en práctica la estimulación de estas zonas cada vez que vuelvas de un viaje, verás a tu pareja disfrutar más que nunca con tu presencia, antes, durante y después del sexo.

PRIMERA ZONA: LABIOS

Debes empezar por los labios, más específicamente por la parte que une el labio superior con la nariz, llamada filtrum. En la Grecia antigua ya consideraban esta zona erógena. De hecho, en el filtrum, se concentran muchas terminaciones nerviosas, lo que hace que sea una zona muy sensible ante su estimulación. Juega con el labio de tu pareja, dando pequeños mordiscos en este punto y conseguirás que ella produzca la misma hormona liberada durante el orgasmo, la oxitocina.

SEGUNDA ZONA: CUELLO

Pasea tus manos por su cuello, haciéndole suaves caricias, como si fuera la primera vez que la tocas. Juega con su pelo, masajeando su nuca, haciendo delicados toques entre el pelo de su nuca y su cuello. Este estímulo, entre dos tejidos distintos, aumentará el placer en tu pareja. Recorre pausadamente su cuello, susúrrale palabras atrevidas. La dejarás llena de deseo.

TERCERA ZONA: ARCO DE LA MANDÍBULA

Sigue recorriendo el cuello, respirando muy cerca suyo, hasta llegar a su mandíbula. La puedes llenar de besos y caricias. Ella estará completamente estimulada, con la piel de gallina y liberará endorfinas, hormonas que también son producidas durante el orgasmo. Ella estará por las nubes, deseándote más que nunca.

CUARTA ZONA: CLAVÍCULA

Ve bajando de la mandíbula con tus labios, hasta llegar a su clavícula. Besa esta zona con pasión y recorre lentamente desde la parte exterior hasta llegar al centro, que es la zona más placentera de la clavícula, porque tiene muchos nervios.

 

 

QUINTA ZONA: LENGUA

Después de haber recorrido las cuatros zonas anteriores, concéntrate en la lengua, es hora de besarla apasionadamente. Ten en cuenta que si acaricias la punta de su lengua con la tuya conseguirás tu objetivo, volverla loca de placer. Esto ocurrirá porque allí se localizan muchísimos nervios que hacen que sean liberadas la serotonina y dopamina (neurotransmisores), dejando a tu compañera completamente estimulada y deseosa para empezar una pasión inolvidable.

valley-business-services




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *