Los gemidos femeninos son fingidos o es una costumbre

Los gemidos femeninos son fingidos o es una costumbre

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Leeds y también de la Universidad de Central Lancashire, ambas en Inglaterra, la mayoría de los gemidos producidos por las mujeres durante el sexo son fingidos. Más de un camionero se sentirá decepcionado en saber esta información, porque la tendencia es creer que somos máquinas en la cama y que estos gemidos son provocados por nuestra gran actuación bajo las sábanas.

71 mujeres heterosexuales, sexualmente activas y con edades entre los 18 y los 48 años participaron de dicho estudio respondiendo preguntas sobre los sonidos y gemidos que se emiten durante el sexo y sobre cuándo y porque recurren a ellos.

Los investigadores descubrieron que es muy habitual que las mujeres finjan sus gemidos durante las relaciones sexuales, dado que 4 de cada 5 mujeres afirmaron que fingían estos gemidos como mínimo la mitad de veces en las que tenían encuentros sexuales y no conseguían llegar al orgasmo.

Si esos gemidos no son de placer, ¿por qué los hacen? Por parte de las mujeres tanto los gemidos como decir palabras picantes después de algún tiempo que se esté llevando a cabo el acto sexual tiene como objetivo convencer a su pareja sexual de que ha llegado al orgasmo y apresurar el clímax de su pareja. Acelerando así el proceso sexual, ya sea porque está cansada, se está aburriendo, siente algún tipo de molestia y no porque realmente esté en el punto alto de su excitación sexual.

La investigación aún apuntó que, a diferencia de lo que muchos hombres pueden pensar, las caricias previas a una relación sexual son mucho más prometedoras a producir un real orgasmo a una mujer que el acto sexual en sí.

Así que traileros, si lo que buscan en una relación sexual es que ambos disfruten al máximo de este momento de intimidad, la clave está en la comunicación, preguntando lo que le gusta a tu pareja, sin tener vergüenza de hablar y descubrir juntos que es lo que le provoca placer. Pero también prolongando y disfrutando conjuntamente del período previo al sexo, con muchas caricias, besos y toques, dejando la mujer mucho más excitada y preparada para la relación sexual.

De esta forma, al buscar el placer del conjunto y que los dos disfruten del sexo al 100%, cada vez que vuelvas a casa, tu mujer deseará esos encuentros sexuales y seguramente te estará esperando con mucho más deseo y tensión sexual  que nunca. 

valley-business-services




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *